Hoy os traigo una tendencia casi inevitable de llevar, ¡una bomber, por favor!